Bailaba para mí al son del viento. Mecía sus ramas en un intento de transmitirme calma al alma. No hubo un sólo día en que dejara de danzar y yo de observar desde mi ventana.